Trump gana las primarias de New Hampshire y avanza a la nominación presidencial | Elecciones estadounidenses

Donald Trump obtuvo una ganancia. Su triunfo en las elecciones primarias de New Hampshire arrojó poca luz sobre el cierre de las urnas. El triunfo de Trump en New Hampshire sobre Nikki Haley quedó eclipsado por la victoria del presidente la semana pasada en Los Ángeles. camarilla de Iowa. En los últimos tiempos oscuros, todos los candidatos que ganaron en Iowa y New Hampshire fueron registrados como candidatos presidenciales. Trump sigue un camino aparentemente imprudente, pero su rival, Nikki Haley, se resistió a mover los hilos, cosa que hizo el partido del expresidente.

“Esta carrera es la única que termina, hay documentos del pasado y el próximo es mi estado más dulce en Carolina del Sur”, dijo Haley en su comparación del martes sobre las elecciones. “Los electores de Carolina del Sur no quieren una coronación. Estamos aquí para votar y los vamos a mantener porque recién estamos comenzando”, agregó. Trump mostró su énfasis en la comparecencia una hora después: “¿Qué demonios fue el impostor que sufrió el escenario que iba delante y se atribuyó la victoria? Fue muy malo en realidad”, dijo el expresidente, considerando que la primera vez Haley se alegró de felicitarla como una heroína.

New Hampshire es el estado donde Nikki Haley, la única rival real de Trump que afrontó la retirada del gobernador de Florida, Ron DeSantis, tenía mejores perspectivas. Pero si Haley no tiene forma de ganar dinero en este estado relativamente moderado, cuando ha conseguido el apoyo entusiasta del gobernador, Chris Sununu, y cuando los votantes independientes tienen la oportunidad de participar en las primarias republicanas, es más difícil mantenlo en el resto del país. Aún queda un largo camino por recorrer para tener resultados definitivos, pero con el 48% de los votos, Trump tiene el 54,6% de los votos, por delante del 43,4% de Haley.

La victoria de Trump es clara, pero no pegajosa, como la diferencia de 30 puntos que le dio a DeSantis tanto como a Haley en Iowa. Y fue inferior a lo que pronosticaban las predicciones, que no agradaban a Trump, que se oponía a su rival. “Ron quedó segundo [en Iowa] y si tienes una idea me la vuelves a preguntar y continúas por ahora. La otra cosa es que ella sola obtuvo el 25% del voto republicano. No sé si vi la enorme cantidad de independientes que votaron porque tengo un gobernador que francamente no sabe qué diablos está teniendo en este estado”, si quejó.

Su discurso no fue eufórico, como el de la semana anterior en Iowa, pero fue mucho más agradable de lo habitual. La campaña de Haley, sin embargo, lo degradó, diciendo que había tenido una «debacle furiosa y confusa». «Si Trump está en tan buena forma, ¿por qué está tan estresado?», se pregunta.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

La próxima citación es en Nevada, donde Haley no está registrada allí. asambleas electorales, las asambleas que van a elegir los delegados para la convención republicana, hasta las primarias, votos en las urnas, que en este estado han sido desautorizados por el partido. Trump, por tanto, se saldrá con la suya con el 100% de los delegados. Esto tiene como base Carolina del Sur, estado natal de Haley, pero donde Trump lidera los temas y cuenta con el apoyo del aparato del partido y de la inmensa mayoría de sus líderes locales.

Si los procedimientos de campaña de los últimos días fueran un indicio, la victoria de Trump en New Hampshire habría surgido. Ha dado sus mitines en polideportivos y teatros con mucha más capacidad que las salas de institutos, colegios, restaurantes y hoteles que han elegido a Haley. Los simpatizantes derribaron los lugares donde Trump habló y observaron durante horas en el frío y la nieve.

Apoyo de las bases

Este martes, la presencia de trumpistas es aún más notoria en los centros de votación. Michael Guglielmo, de 61 años, defendió a las puertas de una circunscripción en Concord, la capital del estado, que «Trump es el único candidato legítimo que representa al pueblo». “Dice lo que hace, hace lo que dice. Nada. Disfruta de tus promesas. Tengamos calma a través de la fuerza. No tendremos guerra. Tenemos una gran economía, empleo para negros, hispanos, zonas empresariales. Era un hombre de negocios. Y a veces yo no tenía el mejor decoro, pero su política se interponía. Entonces prefiero las cosas malas y la buena política”, afirmó Guglielmo, carpintero.

Cerca de allí, cerca de la legislatura estatal, una placa informativa nos recuerda la importancia de los ciudadanos de New Hampshire en las primarias. Desde 1920 se celebra all’antes que en ningún otro metri. El cártel turístico afirma que los votantes de New Hampshire «rutinariamente han favorecido al candidato que finalmente llega al Despacho Oval».

Trump es el líder carismático en el contexto de quien dirigió estas primarias y su presencia va camino de definir las elecciones presidenciales del 5 de noviembre contra el actual presidente, Joe Biden, una reedición de las presidenciales de 2020. La mayoría de sus seguidores, como Dylan Quatrucci, un estudiante de 26 años, afirma que las elecciones de 2020 fueron amañadas y que sus cargos son una intromisión electoral para los cómics de este año: “Siguen atacando nuestra democracia mientras fingen defensor de la democracia. Lo cual es un poco ridículo».

Quatrucci dice que hay un «montón de razones» por parte de quienes apoyan a Trump. “Yo diría que la razón principal es la libertad de expresión, que hoy en día está olvidada en Estados Unidos”, argumenta. “Él va a reconstruir la mejor economía de todos los tiempos. Nos mantendrá seguros a nivel nacional e internacional, mediante la construcción de nuestro muro fronterizo. Y he podido mantener todas las drogas que llegan desde la frontera sur, porque este es un gran problema para la gente de New Hampshire. Mucha gente conoce a alguien que ha fracasado aquí debido a la epidemia de drogas”, añade.

La contradice una mujer de 57 años que prefiere no dar su nombre y que se refiere a sí misma como Nikki Haley. “Creo que es hora de un cambio. Me gusta Trump, pero Trump y Biden son muy viejos y creo que Nikki Haley tiene más posibilidades de ganar las elecciones generales de noviembre. Necesitamos una nueva generación. También creo que es hora de tener una mujer como presidenta”, añade. La tesis de la elegibilidad es una de las que más ha manejado el candidato republicano, la idea de que el caos y los escándalos que acompañan a Trump han ayudado a votantes moderados e independientes y pueden afrontar una caída de su partido, como lo demuestran los malos resultados electorales de 2018. 2020 y 2022.

Las encuestas al final de las urnas demostraron que el dominio de Trump es un brumador entre los votantes registrados como republicanos, mientras que Haley sólo abre camino entre los que no declaran su preferencia partidista y los que se clasifican como independientes. Esto puede aplicarse a esta tesis de que en el momento de la verdad, en las elecciones del 5 de noviembre contra Biden, los votantes pueden entregarle la espada a Trump. En cualquier caso, como vengo haciendo desde hace más de un año, entre las elecciones legislativas de noviembre de 2022, tuve la impresión de que Trump no podía ganar las presidenciales, prefiriéndose las reuniones de los participantes en el se situan. Esto explica en parte por qué las primarias se inclinaron tan claramente a su favor y fueron abandonados por el camino alternativo como DeSantis.

Este martes también hubo primarias entre los demócratas. En ella la época favorita indiscutible era Joe Biden. El examen fue complicado debido a que Biden no estaba en los papeles debido a una disputa en el Partido Demócrata. Quienes quieran votar por ella deben escribir sus nombres a mano y esto no obstaculiza las máquinas. En su opinión, Biden no tuvo problemas en imponerse claramente al congresista Dean Phillips y a la escritora de libros de autoayuda Marianne Williamson, sus dos rivales más relevantes.

“Estoy aquí para mostrar mi ayuda a Joe Biden y animar a mis amigos y vecinos que votan”, dijo este martes Colin Van Ostern, ejecutivo tecnológico de 44 años y fallecido activista demócrata, a las puertas de un distrito electoral de Concord. . “No estoy en el periódico por una disputa política dentro del partido, pero no quiero impedir que los burócratas del partido decidan qué voto, si quiero votar por él o no. Joe Biden es la única persona que venció a Donald Trump y lo volverá a hacer. También defiendo cosas que son muy importantes para mí, como una economía que funcione para todos, no solo para los de arriba, derechos fundamentales como el derecho al aborto, que realmente estás atacado en este país ahora igualitario”.

Sigue toda la información sobre las elecciones en Estados Unidos nuestro boletín semanal.